No solo la ropa de algodón encoge: variaciones de un cuento pequeño pequeño

sonambulo

Me encuentro con un problema inédito en la breve historia de este blog, pero lamentablemente demasiado frecuente en mi relación con Fibertel: estoy sin servicio de internet. Durante casi toda la tarde la conexión fue y vino, y cuando venía estaba recontra lenta, pero hace un par de horas desapareció por completo. Llamé para reclamar y primero me dijeron que había un problema con mi conexión individual, después con el edificio y finalmente en la zona. No me alegra que mis vecinos también estén incomunicados, pero gracias a este mal de muchos es probable que la empresa cumpla con su promesa y venga a hacer mañana a la tarde la reparación. Mañana (por el martes) seguramente iré a desayunar después del entrenamiento a Tea Connection, Nucha, Starbucks o algún otro bar del barrio que le funcione la conexión a internet, para actualizar el blog. En el fondo quizás sea una suerte, como no tengo cable y sin internet tampoco funciona Netflix, voy a internarme en la lectura de El pájaro de hueso, la segunda novela de mi amiga María Carman que leí parcialmente hace unos ocho años cuando era un manuscrito, y que ahora está editada por Sudamericana y en venta en las librerías. Una lectura que seguramente va a tener mucho de deja vu. Por suerte, aunque no sé por cuánto tiempo seguirá siendo así, todavía hay un montón de cosas que pueden hacerse sin conexión a internet.

Voy a subir el segundo microrrelato del que les hablé hace un par de días. Ese que les dije que estaba basado, a diferencia del anterior (link de una relación muy breve), en hechos reales, pero que como no me convencía del todo lo había puesto en remojo. Ahora bien: resulta que al ponerlo en remojo ¡encogió!, y pasó de 100 palabras a apenas 57. Si un cuento de hasta 100 palabras les parecía muy corto, ¿qué opinan de uno de menos de 60? Van las dos versiones, primero la larga y luego la corta, para que puedan compararlas y opinar. ¿Cuál les gusta más de las dos? ¿O las dos por igual? ¿O ninguna de las dos? ¡No sean tímidos, ni se autocensuren! Se viene el blog para todos y todas.

Un sonámbulo bien informado

Como todos los sábados me levante a eso de las nueve y fui a abrir la puerta del departamento para recoger el diario. Me llamó la atención que aun no hubiera llegado, así que decidí que mejor antes de desayunar se lo reclamaría al kiosquero, pues lo último que quería era alterar el ritual sabatino. Pero cuando entre a la habitación para vestirme, me encontré con que el periódico estaba sobre la cama doblado. Me quedé perplejo mirándolo, sin entender, durante varios segundos. Finalmente lo agarré y me fui a preparar café con leche y tostadas

Sonámbulo

Me levante a eso de las nueve y fui a buscar el diario. Abrí la puerta y, como me llamó la atención que aun no hubiera llegado, decidí vestirme para hacerle el reclamo al kiosquero. Pero cuando entré a la habitación encontré el periódico sobre la cama. Lo agarré perplejo y me fui a preparar el desayuno.

Bueno, ahora ya lo saben: soy sonámbulo. Lo raro es que mi primer episodio, y ya van tres, ocurrió por primera vez en toda mi vida hace unos seis meses. Por lo que leí el sonambulismo generalmente aparece en la niñez, y muy rara vez de grande. El episodio que relato fue el segundo.

Como verán la versión súper reducida en lo esencial contiene los mismos hechos que la primera, incluyendo la introducción, el nudo y el desenlace. Solo que en lugar de café con leche y tostadas, y otros detalles (¿superfluos?), puse lo imprescindible. Ahora un cuento de 100 palabras ya no me parece tan corto. ¿Y a Uds.?

PD: perdonen pero no logro que me respete los espacios. Problemas de principiante.

ojo de sonambula

Publicado por pabloperelman

Soy economista, casi demógrafo, runner aficionado, distraído crónico, padre de una niña de 15 años y escritor de Correlatos. Aunque, para ser sincero, todo eso no dice mucho de mi. En verdad, no creo en el "about me", pero después de un año y medio de blog llegó el día de completarlo.

Participa en la conversación

7 comentarios

  1. uf, qué momento!!! me gustó tu cuento más largo, el otro también está muy bien pero al leer los dos, elijo el que tiene más detalles, más intriga. Ahora,,,sonámbulo, despistado, con el hombro que se sale …tenés material para escribir a lo loco !!! jajajaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

M T

Poesías, prosas y cuentos

Correlatos

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

Semana 52: Espartatlón

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

ES DOMINGO Y NO TENGO NOVIO

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

A %d blogueros les gusta esto: