Palpitando el Maratón de Buenos Aires

maraton de buenos aires

Ya faltan apenas tres semanas para el Maratón de la Ciudad de Buenos Aires y empieza la cuenta regresiva. Hay una costumbre marketinera de los organizadores de carreras de llamarle maratón a cualquier competencia, la mayoría de ellas de 10 km. o incluso menos. Incluso, el término es muy utilizado para usos diversos, como por ejemplo cuando las señales de cable pasan la maratón de capítulos de Friends o de Two and a half man. Pero si hablamos de running, el único maratón verdadero es una carrera con una distancia exacta de 42 km. y 195 metros. El origen de esa distancia es una historia que la mayoría de los corredores conoce, pero la dejaremos para otro momento para dedicarle el espacio que se merece.

Esta mañana me tocó completar el entrenamiento más largo con vista a la carrera, ya que a partir de ahora la carga de trabajo desciende significativamente, porque hay que empezar a guardar fuerzas para el día de la competencia. Fueron 34 km de fondo* que se extendieron desde mi casa en Salguero y Las Heras hasta la zona de Perú Beach en San Isidro, para luego regresar hasta cerca de Libertador y Bulrrich, que es el punto de encuentro con mis compañeros de equipo.  A pesar de que los corrí sin compañía ni música me resultaron muy entretenidos, y los terminé tan entero que hasta me di el lujo de picar los últimos 300 metros. Hacer el fondo solo me vino bien pensando en el Cruce de Los Andes que tendrá lugar en febrero de 2014, ya que por primera vez voy a correr esta carrera de tres días en categoría individual.

Este año entrené a conciencia y tengo razonables expectativas de mejorar mis anteriores performances. Pero carreras son carreras y mucho más cuando la distancia es tan grande y estamos expuestos a una cantidad enorme de imponderables. Aunque hagamos todos los deberes, la posibilidad de que algo salga mal y nos vaya mal (o no tan bien como esperábamos) está a la vuelta de la esquina, y es importante saberlo para evitar posibles frustraciones. Me tranquiliza que, a diferencia de las veces anteriores, al menos por ahora no estoy demasiado obsesionado.

Este va a ser mi tercer maratón. Los dos primeros los corrí también en Buenos Aires en los años 2007 y 2008, y en ninguno de ellos me fue bien, aunque por razones totalmente diferentes. En el primero no estaba ni siquiera mínimamente preparado. No había realizado el entrenamiento indicado, que implica estar corriendo por lo menos con un año de anterioridad y los últimos tres meses con un plan bien específico. Pero tampoco tenía unas zapatillas adecuadas, ni me había alimentado e hidratado correctamente la semana anterior. Estaba obsesionado con completar un maratón de la manera que fuere y lo logré, pero les aseguro que fue un verdadero suplicio y esa experiencia me sirvió para aprender.

Para el año siguiente, mi preparación en todo sentido fue bastante mejor. Si bien no estaba en condiciones óptimas, había cumplido con el entrenamiento indicado y fantaseaba, no solamente con terminar la carrera , sino tambien con hacer un buen tiempo. En la primera mitad me fue acorde con mis expetativas, pero luego comencé a padecer fuertes dolores de estomacales. Al principio traté de ignorarlo, pero a medida que pasaban los kilómetros la situación empeoraba, porque además de as fuertes punzadas me descompuse. Finalmente, alrededor del Km 33 paré para ir al baño en una estación de servicios y me desesperé cuando ví que el de varones estaba clausurado. Sin pensarlo mucho entré en el de mujeres, en el que por suerte no había nadie, pero cuando intenté volver a correr me di cuenta que el dolor me había consumido todas las fuerzas y completé los 9 km. que me faltaban alternando largas caminatas con un trote medio mentiroso.

Quizás los que leyeron el post anterior sobre por qué las mujeres tienen que hacer cola para ir al baño y cómo solucionar este flagelo (https://pabloperelman.wordpress.com/2013/09/20/basta-de-hacer-cola-para-ir-al-bano-una-propuesta-feminista/?preview=true&preview_id=806&preview_nonce=efe0046569&post_format=standard), estarán pensando que soy un hipócrita que escribo defendiendo una causa, pero que en la práctica hago todo lo contrario. Tienen razón, pero creánme que Uds. hubieran hecho lo mismo que yo.

*El entrenamiento de fondo consiste en correr distancias relativamente largas, por lo general de más de 10 km., a un ritmo suficientemente lento que permita mantener una conversación.

corredores hombres

Publicado por pabloperelman

Soy economista, casi demógrafo, runner aficionado, distraído crónico, padre de una niña de 15 años y escritor de Correlatos. Aunque, para ser sincero, todo eso no dice mucho de mi. En verdad, no creo en el "about me", pero después de un año y medio de blog llegó el día de completarlo.

Participa en la conversación

2 comentarios

  1. Juajajajajaja, “Trote mentirosooooo”, a ese yo lo conozco!!!!!!, Se me acerca siempre al final del fondo. Corro junto a ese trote mentiroso, y no me lo puedo sacar de encima!!!, me persigue, y hacen causa comun con “la caminata”, otra desgraciada que se me acerca!!! y parece que me atan un lastre a la cintura y e ponen grilletes en los pies!!!

  2. Definición de trote mentiroso: es aquél mediante el cual avanzamos igual o incluso más lento que si estuviéramos caminando. La verdad que cuando se llega a ese estado para mi es mejor sincerarse y caminar. Sobre todo cuando llega ese momento terrible en que alguien que está caminando te pasa. Abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

M T

Poesías, prosas y cuentos

Correlatos

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

Semana 52: Espartatlón

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

ES DOMINGO Y NO TENGO NOVIO

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

A %d blogueros les gusta esto: