¡No quiero verte nunca más! (mi vida íntima llegó al blog)

Imagen

Esto tenía que terminar mal y en el fondo creo que ambos lo sabíamos. Porque una relación se construye de a dos, se retroalimenta con lo que ofrece cada uno. Muchas veces te dije que esperaba otra cosa. Que sentía que yo estaba poniendo mucho, y vos, poco y nada. Es cierto que en los últimos años a veces pasaban meses sin que yo te reclamara nada. Pero mi silencio no se debía a que las cosas estuvieran mejorando, sino a que uno se aburre de quejarse siempre por lo mismo y, fundamentalmente, porque ya había perdido totalmente las esperanzas de que vos fueras a cambiar. El único objetivo de la queja pasó a ser mi propio desahogo; lo que llaman “hacer catarsis”. A veces esperando que, aunque no fueras capaz de brindarme lo mínimo que te pedía, por lo menos pudieras reconocer tus errores y entender las razones de mí enojo.

Vos siempre hiciste la tuya. En eso debo reconocer que el mensaje fue claro y siempre el mismo. En el fondo yo pensaba que, teniendo tanto poder e influencia, o dado que sos alguien tan importante, finalmente encontrarías la forma de contentarme a mí, que al lado tuyo soy tan chiquitito, casi insignificante. No me di cuenta que era exactamente al revés: ninguna fortuna o poder para vos son suficientes, y estoy cada vez más convencido que lo único que te importa es seguir teniendo más y más. Yo debería haberme dado cuenta, hace mucho, que alguien que está tan enceguecido es incapaz de pensar en el otro y, mucho menos, de considerarlo y tratarlo como se merece.

Ya sé que es tarde para reclamos, pero como estamos cerrando una historia que duró más de ocho años, prefiero no quedarme con nada atravesado. Hubo días enteros que me dejaste abandonado sin aviso. Que tuve que llamarte montones de veces y ni siquiera lograba comunicarme con vos. Que me dejabas colgado en el teléfono mientras atendías otras llamadas mucho más importantes que la mía. Que me prometiste venir a casa y me dejaste plantado sin siquiera avisarme que las cosas se habían complicado, dejándome solo con “mi problema”. ¿Cuántas veces habré cancelado otros compromisos para estar disponible para vos? ¿Sos capaz de comprender lo que se siente cuando te abandonan? No sé siquiera porque te lo pregunto; estoy seguro que no.

Fui capaz de soportar durante ocho años tu maltrato e indiferencia y, en ese sentido, me hago cargo de la parte que me toca. Pero ayer a la mañana, cuando me llamaste por teléfono para recomponer las cosas, para empezar de cero, te juro que estallé. Porque no había pasado ni siquiera un día desde el momento en que te dije que no quería volver a saber nunca más nada acerca de vos. Te lo dije muy clara y enfáticamente, para que no se despertara en vos la más mínima duda o confusión. Que no me importaba lo que prometieras u ofrecieras para compensar lo mal que te portaste en todos estos años. Porque ya no te creo y, porque, además, cuando una relación llega a un desgaste tan grande, ya no existe vuelta atrás. Entendé entonces porque me indigné, te grité y te pregunté si me estabas tomando el pelo. Y que te haya cortado cuando empezaste a decir que estabas dispuesta a cambiar, que si era necesario podías ser otra. Vos a mí no me querés; no me quisiste nunca. Aunque sos rica y poderosa, lo único que te importa de mí es vivirme. Y durante años lo conseguiste. Te lo digo por última vez y te escracho delante de mis lectores: Fibertel desaparecé de mi vida. No quiero verte nunca más.

Nota aclaratoria:

Para los lectores extranjeros, Fibertel es el principal proveedor de servicios de Internet de la Argentina, y pertenece al grupo de multimedios Clarín.

Antes de ayer cancelé mi suscripción a Fibertel. Cinco minutos después me llegó un mail proponiéndome un plan mucho más barato y conveniente que el que tenía. Y, ayer a la mañana, una promotora me llamó por teléfono para hacerme otra gran oferta que no llegué a escuchar porque le corté.
Imagen

Publicado por pabloperelman

Soy economista, casi demógrafo, runner aficionado, distraído crónico, padre de una niña de 15 años y escritor de Correlatos. Aunque, para ser sincero, todo eso no dice mucho de mi. En verdad, no creo en el "about me", pero después de un año y medio de blog llegó el día de completarlo.

Participa en la conversación

8 comentarios

  1. Muy Bueno!, incognita hasta el final. Lo unico que quiero saber, es si sos sincero y ya no estabas coqueteando con otra cuando la plantaste?, jaja

  2. Gracias Cristóbal! (también por lo que me dijiste esta mañana en el entrenamiento). Por supuesto estaba coqueteando con otra. Coincidirás que en este caso no puedo quedarme solo. A los que comentan traten de poner al menos el nombre! Soy curioso!

  3. Muy bueno. Pense que estabas revolviendo en el pasado. Jaaa!
    Me gusta mucho como lo transmitis!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

M T

Poesías, prosas y cuentos

Correlatos

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

Semana 52: Espartatlón

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

ES DOMINGO Y NO TENGO NOVIO

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

A %d blogueros les gusta esto: