Correr escuchando música puede ser muy peligroso: larga vida al ipod Nano (Distracciones y torpezas III)

correr con musica

Los corredores suelen dividirse entre los que corren con o sin música. Yo suelo ubicarme en la segunda categoría. Prefiero conversar con amigos o, si estoy solo, conectarme con los sonidos de la naturaleza o simplemente perderme en divagues y pensamientos.

Pero en aquel domingo de invierno de hace siete u ocho años, tenía programado un fondo largo y decidí hacerlo con la compañía del iPod Nano turquesa que recientemente me había regalado mi novia de aquel entonces. Por aquella época los productos Apple aun eran objeto de culto en Argentina; si mal no recuerdo, lo que voy a contarles coincidió con la aparición revolucionaria del primer iPhone.

Completé el fondo y quise ser por una vez prolijo y ordenado. Así que antes de entrar a ducharme arrojé la remera, el pantalón y las medias de entrenamiento al cesto de la ropa sucia, para finalmente meter todo en el lavarropas. Luego de bañarme, desayunar por segunda vez y leer los suplementos dominicales del diario, escuché los sonidos del último centrifugado, que indicaban que el programa de lavado había llegado a su fin.

Deposité la ropa ahora limpia en una palangana, y paso seguido comencé a colgarla en el tender Al llegar el turno del pantaloncito de running, lo noté ligeramente pesado y mis dedos se toparon con algo duro en el bolsillo. Abrí el cierre y con una desazón profunda mezclada de reproches infinitos, descubrí que mi iPod nano había sido sometido a los 75 minutos que aproximadamente duraba el programa de lavado. Su superficie metálica estaba más brillante que nunca por la acción del detergente líquido Ariel y el suavizante Confort. Pero su pequeña pantalla LCD estaba cubierta hasta el tope con agua. Me sentí muy mal porque por distracción y torpeza había arruinado mi iPod, pero más aun porque era un regalo especial que me habían hecho hace apenas unos meses. Dejé el Nano apoyado sobre un televisor e intenté, como suelo hacer cuando me ocurren estas cosas, olvidar el incidente lo antes posible. Conociendo a mi novia le hice prometerme que no me compraría otro para reemplazar al que había perdido.

La vida continuó y yo retomé mi vieja costumbre de correr sin música. Aproximadamente un mes después del incidente, un día me topé con el Nano que seguía depositado sobre el techo del televisor. Advertí que ya no había ningún resto visible de agua dentro de la pantalla visor. Así que perdido por perdido, le conecté el cable del cargador y lo enchufé al toma corriente. A los pocos segundos me indico que estaba cargando la batería. Mi asombro fue mayor al comprobar que respondía a la orden de encendido, y la apoteosis llegó cuando le conecté los auriculares y la música se oyó tan nítida como antes del lavado electrónico. Todos los albumes y canciones que había grabado seguían intactas y almacenadas en sus cuatro Gb.

A veces, como dice el otro Nano, Joan Manuel Serrat, “de vez en cuando la vida … saca un conejo de la vieja chistera …. y nos besa en la boca”. Pero como no hay que abusar de la buena suerte, nunca más volví a correr con música, aunque no fue tanto por cábala. Me gusta hablar con mis amigos o aprovechar las corridas para pensar que cosas quiero escribir en el blog.

El viejo iPod Nano aun goza de buena salud. Hace un par de años se lo regalé a mi papá y lo acompaña en sus largas caminatas con buenas dosis de tango, jazz y música clásica. Steve Jobs, RIP.

Aclaración: este post no recibió ningún sponsoreo por parte de la empresa Apple. Inc. Si están interesados se pueden comunicar a través del blog Correlatos y recibirán el tarifario de publicidad.

Aclaración bis: se habrán dado cuenta que el de la imagen no soy yo. Pero contraté a un asesor para incrementar las visitas al blog del público masculino, y me obligó a elegir esa foto.

Nano

Publicado por pabloperelman

Soy economista, casi demógrafo, runner aficionado, distraído crónico, padre de una niña de 15 años y escritor de Correlatos. Aunque, para ser sincero, todo eso no dice mucho de mi. En verdad, no creo en el "about me", pero después de un año y medio de blog llegó el día de completarlo.

Participa en la conversación

7 comentarios

  1. Si bien me gusta mucho escuchar música,, coincido con vos que es mejor el diálogo humano. Vic

  2. No te interesa incrementar el público femenino? Digo… por la foto y la aclaración! jajaja buen correlato.

  3. Jaja. Claro que sí, pero el asesor me dijo que empezáramos por los varones. Ya se viene el marketing para captar chicas, Gracias por leerme. Besos.

  4. Rico leerte en esta paz dominguera…. Siempre termino con una sonrisa. Un beso, Cristina

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

M T

Poesías, prosas y cuentos

Correlatos

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

Semana 52: Espartatlón

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

ES DOMINGO Y NO TENGO NOVIO

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

A %d blogueros les gusta esto: