untitled

Las Fiestas Mayas siempre fueron para mí una carrera de diez kilómetros en el amplio calendario del running porteño, que se celebra todos los 25 de mayo en coincidencia con la conmemoración de la formación del primer gobierno patrio. No es una carrera cualquiera, sino la más importante y -al menos hasta hace poco tiempo- multitudinaria en cantidad de participantes. También la más antigua y tradicional de las celebradas en todo el país. En 1971, cuando el running estaba lejos de ser el fenómeno masivo que es ahora, las Fiestas Mayas celebraban su primera edición. Un dato llamativo es que a las mujeres se les permitió correr de manera extraoficial desde 1973, pero solamente comenzaron a integrar la clasificación en 1982. ¿Serían tan pocas o el running de aquel entonces reflejaba el machismo del conjunto de la sociedad?

Siempre había sentido curiosidad por el término “Fiestas Mayas”. ¿De dónde venía esa denominación que suena más mexicana que argentina cuando celebramos la que probablemente es nuestra fecha patria más importante? No recordaba haber estudiado el tema en el colegio secundario al que asistí, ni haber leído nada al respecto. Hasta que hace un rato decidí terminar con el misterio y procedí a googlear.

Descubrí entonces que las Fiestas Mayas es la más antigua de nuestras celebraciones patrias. Comenzó a festejarse en 1811, cuando apenas se cumplía un año de la Revolución de Mayo, aunque dicho término se adoptó oficialmente en el año 1813. Aparentemente el término “fiestas mayas” derivaría de “fiestas majas”, lo cual lo emparenta con un origen madrileño y español que nada tiene que ver con los mayas de los territorios mexicano y guatemalteco.

Las Fiestas Mayas fueron durante mucho tiempo eso: una festividad masiva y popular que se iniciaba en la noche del 24 de mayo con la iluminación de los monumentos históricos, el lanzamiento de fuegos artificiales, música de orquestas, salvas de cañones y la entonación de canciones patrióticas. Los festejos se prolongaban durante seis días, culminando el día 30 con el deporte -si así puede llamárselo- más popular de aquella época: la corrida de toros. Durante todos los días había obras de teatro, espectáculos musicales, y ceremonias religiosas organizadas por representantes de los distintos barrios de la ciudad- aldea, a las cuales asistían personas de todo tipo de origen y condición social.

Las Fiestas Mayas tuvieron vigencia unos setenta años. Luego comenzaron a perder importancia hasta desvanecerse. Nunca fueron reemplazadas por una fiesta de similares características y masividad, salvo en ocasiones muy particulares como el festejo del bicentenario.

Quizás cuando los creadores de esta carrera le pusieron esta denominación y eligieron que se celebrara todos los 25 de mayo, pensaron en aportar un grano de arena para reflotar una festividad que, no solo ha desaparecido, sino que está erradicada de la historia y la memoria colectiva.

A los corredores nos encantan las carreras masivas, la sensación de ser parte de una marea humana que se desplaza en una peregrinación encabezada por unos adelantados que corren muy rápido, y otros que los seguimos buscando llegar a la meta lo antes posible. Formar parte de esa multitud nos brinda un sentido de pertenencia (somos corredores), emoción y adrenalina. Por eso somos capaces de correr más rápido que en los entrenamientos, y de cruzar la meta con el último resto físico y anímico que nos queda.

Pero seríamos mucho más felices si, además, nos acompañara, como sucede en tantas ciudades del mundo, una multitud en las calles alentándonos. Es la forma en que esta carrera, y tantas otras, podrían transformarse en una auténtica fiesta popular. Como lo fueron las históricas y extinguidas Fiestas Mayas durante gran parte del siglo XIX.

El running es actualmente el segundo deporte más practicado del país, y sigue en constante crecimiento y expansión. Si continúa esta tendencia, considerando que es practicado en igual medida por varones y mujeres y gente de todas las edades, no me extrañaría que en diez años superara al fútbol. Pero a diferencia de este último y de otros deportes masivos, el running tiene una extraña particularidad: en las numerosas carreras que se realizan en el país, la cantidad de corredores es como mínimo diez veces superior a la de los espectadores. Como lo comenté recientemente en este blog, sería muy sencillo revertir esta situación, que traería beneficios, no solo a los deportistas, sino a toda la ciudad. Es cuestión de plantearse el objetivo y adoptar algunas decisiones que casi no requieren destinar recursos económicos adicionales. https://pabloperelman.wordpress.com/2015/05/11/maraton-de-buenos-aires-cuanto-falta-para-que-haya-un-1-000-000-de-personas-en-las-calles/

Algunos amigos me dicen por qué pierdo tiempo y me preocupo por quimeras. Quizás tengan algo de razón. La respuesta es que a veces me obsesiono con ciertas cosas y no puedo evitar escribir o hablar de ellas. Por suerte para quienes me escuchan o me leen, mis obsesiones van cambiando o más bien diversificándose. Es una de las razones por las cuales tengo este blog. Los que me conocen pueden adivinar que si no escribiera sobre mis obsesiones, les sería más difícil tener que escucharme. En cambio ahora tienen la coartada perfecta, el salvoconducto: “Ah, si. Ya lo leí en tu blog”,

PD: disculpen. Me olvidé de aclararlo en el título. Los que sabían que eran las Fiestas Mayas tienen acceso de ahora en adelante a la versión Premium de Correlatos. Avisen. Confío en que me dirán la verdad.

mayas jumbo

Publicado por pabloperelman

Soy economista, casi demógrafo, runner aficionado, distraído crónico, padre de una niña de 15 años y escritor de Correlatos. Aunque, para ser sincero, todo eso no dice mucho de mi. En verdad, no creo en el "about me", pero después de un año y medio de blog llegó el día de completarlo.

Participa en la conversación

2 comentarios

  1. No sabía. Pero te cuento que hoy acá se conmemoran 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial. Que llegues a la meta. Vic

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

M T

Poesías, prosas y cuentos

Correlatos

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

Semana 52: Espartatlón

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

ES DOMINGO Y NO TENGO NOVIO

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

A %d blogueros les gusta esto: