Llegó al ecosistema argentino en 1991, cuando se la implantó a imagen y semejanza de una especie de vieja estirpe y raigambre norteamericana.

Al comienzo su presencia fue apreciada, y se pensó que podrían sobrevivir a los riesgos y obstáculos que no lograron sortear sus existinguidos ancestros.

Con el tiempo esa ilusión comenzó a desvanecerse. Fueron aceleradamente perdiendo fortaleza y prestancia. Un grosero error de cálculo de algún oscuro funcionario los convirtió en la plaga más impensada. Se fueron multiplicando con prisa y sin pausa. La gente empezó a desprenderse de ellos. A huirles. Comenzaron a pasar de mano en mano, cada vez con mayor velocidad. Y ellos se partieron, se arrugaron, se ajaron.

Sin embargo la especie aun se resiste a extinguirse y, hace pocos años, mutó su apariencia. Como si de esa manera pudiese detener su declive y desaparición definitivos.

Afortunadamente San Martín nunca verá su lenta decadencia y pronta extinción. Quizás se hubiese sentido menospreciado o traicionado. Así como los gusanos se convierten en mariposas, ellos tienen, más temprano que tarde, destino de moneda. Son los billetes de cinco pesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s