La cama

Aclaración

Este relato es una variación del publicado bajo el título “El simulacro”. Un par de días después de escribirlo, volví a leerlo, y no terminó de cerrarme. Si bien hay un conflicto que estructura la trama, no se sabe porqué se origina, el motivo por el cual esas personas discuten, qué relación que las une.

Entonces quise probar otra forma de encararlo que supliera esas falencias. Van a encontrar, por lo tanto, varias diferencias y algunas similitudes. Además, como se trata de un microrrelato, me propuse acortar su extensión de 1850 caracteres a un máximo de 1500. Los microrrelatos tienen esa característica: se busca sacar todo aquello que no es esencial a la trama, o escribir lo mismo de manera más concisa. Hay que “ahorrar”, intentar que las frases, luego de ser podadas, mantengan o incluso posean mayor poder de fuego, O sacar aquellas que no son esenciales.

¿Podría ser más corto aún? Seguramente sí. Pero debería sacrificar algunos condimentos que preferí dejar. Cualquier texto se puede cambiar muchísimas veces. En los relatos breves, la mutación suele ocurrir en infinidad de ocasione, por dos razones: cuando hay un límite de palabras o caracteres, o hasta que aquel que lo escribe queda conforme. Y eso no ocurre casi nunca (de hecho, mientras escribo esta aclaración, debo haber cambiado el relato más de treinta veces, y lo seguiré cambiando).

Habrá, seguramente, lectores a los cuales les guste más la versión anterior. O a quienes no les agrade ninguna de las dos. Son riesgos que se corren cuando se hace este tipo de ejercicios. Bienvenidas sean las opiniones disonantes.

Dejo el link a la versión anterior, para que puedan comparar ambas.

https://pabloperelman.wordpress.com/2019/01/09/simulacro-un-microrrelato/

La cama

Desde que habíamos decidido vivir juntos, no había charla que no terminara en discusión. Anoche la pelea comenzó por el ancho que debía tener nuestra cama. El tono de los mensajes fue in crescendo, hasta que ella me dijo: “Sabés qué, sos un sorete”. Se produjo un silencio. Ella no supo o no quiso disculparse. Entonces, ofendido, no le contesté y me fui a dormir. Al otro día, un mensaje me despertó: “Adiós, que te vaya bien”. Me había bloqueado. Despechado, traté de distraerme con la lectura. No pude. Unas horas después, llegó otro mensaje: “Si me pedís disculpas, te perdono”. Entonces monté en cólera y la bloqueé. Al rato me envió un SMS y luego un mail. Ni siquiera los abrí. Cuando estaba por cenar, sonó el teléfono. Era ella. “¿Por qué me bloqueaste?” “Porque me copié de vos”, respondí. “Yo nunca te bloqueé. Solo saqué mi foto de perfil y la última hora de conexión; fue un simulacro”, afirmó.”Ah, pero que ingeniosa”, retruqué. “Ya sé, soy una tarada. Invitame a tu casa y llevo helado.” Me quedé un momento callado, pensando. “Dale, venite. Pero es la última vez que nos vemos”, le avisé. “Me dejás helada”, dijo angustiada. “Entonces quizás el helado no sea la mejor opción”, repliqué. “¿Me hablás en serio?”, preguntó al borde del llanto. “No llores, fue un simulacro. Me copié de vos.

Publicado por pabloperelman

Soy economista, casi demógrafo, runner aficionado, distraído crónico, padre de una niña de 15 años y escritor de Correlatos. Aunque, para ser sincero, todo eso no dice mucho de mi. En verdad, no creo en el "about me", pero después de un año y medio de blog llegó el día de completarlo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

M T

Poesías, prosas y cuentos

Correlatos

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

Semana 52: Espartatlón

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

ES DOMINGO Y NO TENGO NOVIO

Relatos, ficciones y lo que tenga ganas de escribir

A %d blogueros les gusta esto: